Calabaza frita. [Otra forma de comer calabaza]

   La Calabaza es una hortaliza con numerosos beneficios para el organismo. Con esta receta tan fácil podrás acompañar a tus hamburguesas de una manera muy original y con muchos nutrientes muy sanos para tu cuerpo.  Está formada en un 91% de agua, así que tiene un escaso aporte calórico. Además, es muy baja en azúcares, lo que la convierte en una hortaliza de lujo si queremos mantener una dieta baja en calorías o para perder peso. Por otra parte, también posee gran cantidad de fibra, así que nos dejará saciados por más tiempo y mejorará nuestro tránsito intestinal. Contiene vitaminas A y C, ambas de efecto antioxidante. Entre sus minerales destacan el potasio y el fósforo.

   La calabaza pertenece a la familia de las cucurbitáceas, la misma que frutas como la sandía o el melón, y hortalizas como como el pepino y el calabacín. Hay diversas teorías sobre su origen, aunque la mayoría apuntan a que procede de Asia meridional. De acuerdo con documentos antiguos, la calabaza ya era cultivada por los hebreos y los egipcios. En Europa su consumo no se extendió hasta el siglo XV.

Ingredientes

500 g de calabaza cortada en palitos

250 ml de Aceite de Oliva Virgen Extra

Sal y pimienta (al gusto)

Preparación de la Calabaza frita

En una sartén honda ponemos el aceite y cuando está bien caliente echamos los palitos de calabaza. Cuando se ponga doraditos los sacamos y los ponemos en un papel de cocina para que eliminen lo máximo posible el aceite sobrante. En el momento de servir les agregamos la sal y la pimienta.

Esta fantástica hortaliza es muy versátil en la cocina. Además de frita, también podemos prepararla al vapor, al horno o guisada. Bien sea sola, como en esta receta, o combinada con otras verduras. Os recomendamos una de nuestras cremas para que la preparéis de otra forma.

Esperamos que os guste 🙂

   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *