Conejo en escabeche. [Recetas de “El Quijote”]

Miguel de Cervantes nació en Alcalá de Henares en el año 1547. De origen humilde, su padre, Rodrigo de Cervantes, ejerció de médico cirujano, profesión no muy reconocida en la época. Miguel y sus tres hermanos pasaron su infancia entre Madrid, Valladolid, Córdoba, Sevilla… Se trasladaba con su familia donde la profesión de su padre lo requiriese.

Son muchas la referencias gastronómicas citadas en El Quijote. Los  historiadores coinciden en señalarla como una de las obras en las que mejor se puede contemplar la tradición culinaria de su época. Existen muchas notas al respecto: famoso es el capítulo que relata las malogradas bodas de Camacho; pantagruélico festín donde abundan asados de carneros, palominos, liebres, caza…, quesos, blancos panes y masas dulces fritas rebozadas con miel y gran abundancia de vino. Con esta descripción, no es extraño que Sancho Panza no se mostrara muy feliz al verse obligado a dejar el lugar a instancias de su caballero.

Este Conejo en escabeche es una receta puramente quijotesca, un delicioso manjar escabechado que se realiza mezclando vinagre, aceite y especias; posee dos ventajas: la carne se mantiene por más tiempo y además realza poderosamente el sabor de la pieza. Esta receta que presentamos se elaboraba en la época de El Quijote con liebre, de donde proviene el dicho Que no te den gato por liebre; pues en aquellos tiempos cuando se servían estos platos se solía sustituir la pieza de liebre por la de gato, ya que ambos animales al ser desollados presentan un aspecto similar, de ahí que la expresión haya alcanzado un nivel tan popular en el lenguaje figurado de nuestra cultura.

Ingredientes

1 conejo

150 ml de aceite de oliva virgen

8 dientes de ajo

1 cucharada de pimienta en grano

4 hojas de laurel

1 rama de tomillo

150 ml de vinagre de vino

150 ml de agua

Sal y pimienta

Preparación del Conejo en escabeche

Ponemos el aceite en una cazuela y doramos el conejo ya cortado. Lo sacamos y lo reservamos.

En el mismo aceite freímos los ajos pelados junto con los granos de pimienta, el laurel y el tomillo; lo retiramos del fuego y añadimos el vinagre con el agua y la sal. A continuación, en una olla que no sea de aluminio ponemos todo lo frito y el conejo y lo hervimos durante 30 o 40 minutos hasta que se ponga ternito. Después lo pasamos todo a una fuente de cristal o porcelana y lo dejamos en el frigorífico durante 1 o 2 días para que el escabeche haga bien su efecto. Lo calentamos posteriormente en el momento de servir.

   

Plural: 2 Comentarios Añadir valoración

  1. Francisco dice:

    Bueno, bueno, bueno….

    Si encima os ponéis literatas y mezcláis cocina y tradición quijotesca, esto ya es lo más de lo más…..

    Me parece una idea fantástica, que tenéis que repetir más a menudo….y con otros escritores de la literatura universal….¿imagináis?… Lorca, Poe,….quien sabe….

    La receta es chuñísima y el escabeche está entre mis obligaciones para aprender este verano….me parece de los más nutritivo, y sano….

    Un 10 por esta receta tan “historiada”….

    Besos.

    1. ReyesyReyes dice:

      Este plato estaba riquísimo, de los más buenos que hemos hecho en Guisando Rico. La verdad es que combinar cultura y cocina es fundamental, ya que la cocina es la segunda expresión cultural de un lugar después del idioma. “El Quijote” es una obra que hay que leer sí o sí, pues invita a una cierta locura, tan necesaria para tener salud mental y ser un poquito feliz 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *