Propiedades del Té y un poco de su Historia

  Las propiedades del té están ligadas a su historia. El ignora las fronteras y revela en la actualidad su verdadera naturaleza: la universalidad. El nacimiento del té se produjo en China en el tercer milenio antes de nuestra era, y su universalidad nació, esencialmente, del encuentro de dos civilizaciones, de dos mundos, Oriente y Occidente, que demasiado a menudo se ignoraron. El fue, de algún modo, un intérprete privilegiado.

   Desde su difusión al resto del mundo en 1601, el té suscitó un gran interés por sus virtudes curativas. Y fue con la fundación en Francia de la Cofradía de los Maestros del Té por Jean y Jaques Jumeau-Lafond cuando se tuvo un conocimiento más profundo de esta legendaria bebida.

   El mítico inventor del té fue el emperador Shen-Nong, y en el transcurso de los milenios el té originó muchas modas en la forma de tomarlo no solamente en China sino también en Japón y en Corea. La más antigua se remonta a la dinastía de los T’ang (618-907). El té se consumía en forma de bolita ablandada por el calor y luego pulverizada entre dos hojas de papel. Cuando el agua comenzaba a hervir se le añadía sal, y al primer hervor, el té y, por último, un cacillo de agua fría.

   La segunda manera es la de los Song (960-1279): el té pierde entonces su aspecto “sólido” para consumirse en forma de polvo verde que se convierte en espuma al batirlo; es esa “espuma de jade” que, todavía hoy, es el centro de la ceremonia japonesa del Cha no yu. Posteriormente, cuando los Ming tomaron el poder, solo conocían el té en infusión; y fue precisamente este té el que descubrieron y adoptaron los occidentales, y con él sus múltiples propiedades.

Propiedades del Té

 

Acción sobre el sistema cardiovascular

Entre las propiedades del té está mejorar la circulación. El ritmo cardíaco se acelera ligeramente, al igual que aumenta la amplitud de las contracciones cardíacas. A través del sistema nervioso, la teína que contiene el té actúa directamente sobre el miocardio. Esto provoca un aumento de la tensión, lo que produce en la persona una compensación: una ligerísima vasodilatación periférica, así como una dilatación coronaria, lo que mejora la circulación.

Acción sobre el sistema respiratorio

Los centros respiratorios son estimulados cuando se consume té, y aumenta la capacidad pulmonar.

Efecto sobre el sistema muscular

Algunas investigaciones han demostrado que la teína contenida en el té mejora la actividad muscular y la precisión en los movimientos del cuerpo en deportistas.

Posee minerales

El té contiene diversos minerales entre sus componentes, aunque varía la cantidad entre ellos. El cobre y el hierro ayudan a combatir la anemia, aunque la cantidad contenida en una taza no es muy alta. También posee potasio (muy bueno para eliminar líquidos), níquel y silicio (fantástico para la piel). Además de magnesio, zinc, fósforo y calcio. El sodio se presenta en una cantidad ínfima, por lo que es una bebida recomendada para personas obesas o con edemas. Y en cuanto al flúor es lo que hace del té una bebida excelente, puesto que protege los dientes y las encías.

Entre las propiedades del té está su contenido en vitaminas

  • Vitamina A. La presencia de carotenos es lo que proporciona el aroma tan particular que posee el té.
  • Vitaminas del grupo B. El té contiene gran cantidad de estas vitaminas, fundamentales para mantener en buen estado el sistema nervioso.
  • Al poseer vitamina C el consumo habitual de té proporciona un interesante estímulo para el hígado y los riñones.
  • La vitamina E es un potente antioxidante, y la podemos encontrar sobre todo en los tés de Ceilán y de la India.
  • Vitamina P. La acción vitamínica de los flavonoles está muy recomendada para mejorar la resistencia de los capilares. Lo que resulta muy beneficioso para personas con problemas de circulación.

Las propiedades del Té lo convierten en una bebida privilegiada. testigo del Tiempo. Su perfume crea con nosotros un momento de pequeña intimidad.  Los siglos y paisajes se arremolinan en nuestra mente como hojas en infusión.

Fuentes: El Libro del Amante del Té, VVAA.

©Reyes Lucena. elogiodeltexto.com

   

Plural: 0 Comentarios Añadir valoración

  1. Todo muy rico pero y ¿si te tomas dos litros al día o algo más? Pues que tantos minerales y vitamina te conviertes en la Hormiga Atómica. Lo que más me gusta es tomarse al menos unas tazas en compañía de alguna amiga inteligente y discutidora que me lleve siempe la contaría para así aprender algo. ¿Hay de eso?

    1. ReyesyReyes dice:

      Jajajajjj…, qué bueno lo de la amiga discutidora!! Yo creo que si te tomas dos litros al día está genial, te vas a mantener joven, joven por muchos años jejejjjj… Pero sí, lo mejor es tomarse una taza de té en buena compañía 😉

    2. ReyesyReyes dice:

      Ahh, y gracias por lo de inteligente, lo mismo digo compi!!

  2. Francisco dice:

    ¿Pero existe la vida sin té?….ah!, no lo sabía….

    Fuera de bromas, no concibo la vida sin esta aromática y aromatizable bebida milenaria, llena de matices y sabores, además de las propiedades que contiene, que son innumerables…

    Asistir a la ceremonia del té en una “casa de té” en Hong Kong fue, sin duda, una de las experiencias más bonitas que tuve en mis años de trabajo allí.

    Recomendable 100%….

    Besos.

    1. ReyesyReyes dice:

      Oye no sabía lo de la ceremonia del té, eso nos lo tienes que contar cuando nos veamos. Tu comentario ha quedado muy poético, vamos que me han dado ganas de tomarte un té ahora mismo jajajajjjj… Es verdad que es una bebida fantástica y reconfortante, tomarse un té es un momento de relax, un momento para contigo mismo, yo tampoco concibo la vida sin ciertas cosas, sobre todo si inspiran la belleza interior. Joder yo también me he puesto poética… jajajjj…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *